Puntúa esta foto

Restaurante de estilo industrial con paredes de ladrillo visto y techos grises. Lámparas colgantes y suelo de madera clara. Mesas rectangulares con manteles marrones y vajilla minimalista.

El estilo industrial en diseño de interiores se personifica por usar colores apagados, grises y marrones en espacios amplios exponiendo los elementos estructurales al desnudo y hace uso de muebles hechos en materiales nobles, reutilizados y sin estridencias. Sus piezas primordiales son los tabiques de ladrillo, las vigas y pilares a la vista y suelos y techos de hormigón. Conseguir un espacio funcional fue el primer paso hacia este nuevo estilo que irrumpió en New York en la década de los años 50. Los metales como el aluminio, el acero y el hierro relucen por encontrarse siempre en espacios de decoración industrial. La iluminación más típica del estilo industrial es el de lámparas colgantes sencillas que tan presentes tenemos de las antiguas fábricas.

 

Los bares, restaurantes y cafeterías son un elemento de suma relevancia en nuestra comunidad, donde pasamos un cuantioso tiempo junto a los colegas o familiares. Algunos de los más importantes elementos en ellos son las mesas y las sillas. La luz se convierte también en básica, pues contribuye mucho a la comodidad de los clientes. La barra también está presente, y tiene que ser confortable tanto para clientes como también para empleados. Es de importancia tener presente al perfil de consumidor del bar, cafetería o restaurante para que se encuentre a gusto en nuestro establecimiento.