Puntúa esta foto


Fachada de estilo costero con revestimiento de madera en blanco y ventanales en gris oscuro. Balcón con barandilla de metal y columnas. Escalinata de acceso desde la piscina rectangular de color azul. Zona de baño con hamacas rojas. Tejado a dos aguas con buhardilla.
 
El estilo costero en decoración ha obtenido mucha fuerza en los últimos años y se caracteriza esencialmente por utilizar componentes de la costa marina. No es imprescindible que nos encontremos en el litoral para decorar nuestra vivienda con este estilo y ello ha conducido al gran aumento de esta tendencia en el seno de la colectividad de decoradores y de aficionados a la decoración. Los principales elementos que distinguimos en la decoración costera son esqueletos de seres marinos como las estrellas de mar, conchas o caracolas, detalles con anclas o timones y colores blancos, azules y de colores arenosos. La madera de color clara también abunda en lugares de estilo costero. Bajo estas directrices lograremos un entorno fresco y desenfadado, genial para pasar las vacaciones o inclusive, para estar el año entero.  

 

La fachada de una vivienda es la pared exterior de un inmueble, no obstante comúnmente se hace referencia a la delantera. Al ser el sector más visible y el que más aguanta el transcurso del tiempo y los elementos meteorológicos, habitualmente recibe especial esmero en el diseño de sus detalles. El uso de buenos materiales que aseguren durabilidad y la integración estética con el entorno son fundamentales cuando concebimos una fachada.