Puntúa esta foto


Salón ecléctico con escalera flotante de madera oscura y barandilla moderna de metal y madera. Suelos blancos y de tarima de madera, y techos blancos con paredes de color crema. Alfombra con motivos florales y mesa de centro cuadrada de color negro. Sofás de piel blanca.
 
El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no hay modelos y se pueden utilizar acoplamientos de variantes de diversas épocas y movimientos. Los objetos clásicos combinados con estructuras modernas o materiales y texturas de distinto tipo combinando madera, metales y cristales son arquetipos de tendencias eclécticas. De esta forma, al no existir patrones específicos tenemos la opción de decorar nuestra morada verdaderamente como nos guste y reflejar nuestra personalidad sin restricciones de ningún tipo. Un punto a favor del eclecticismo es que nos ayuda a dar salida a gran parte de nuestros muebles y comprar aquellos que ciertamente nos complazcan sin tener que limitarnos a un estilo o material concreto.
 

Las escaleras son elementos proyectados para vincular espacios situados a distinta altura. Se construyen con peldaños y según su elevación pueden constar de varios intervalos separados por descansos y pueden tener también barandilla. Hay muchos tipos de escaleras: colgadas, de caracol, escalinatas, etc. Las opciones son muchas, y permiten una gran complejidad decorativa en todos sus elementos.