Puntúa esta foto


Fachadas de estilo nórdico con ladrillos en tonos granate y mostaza. Tejados a dos aguas y buhardillas con frontales blancos. Chimeneas y ventanales.
 
El estilo nórdico en decoración es aquél que hace uso de componentes específicos de regiones del norte de Europa como Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega. Esas regiones del norte de Europa se peculiarizan por sus largos inviernos y con mínima luz del sol. Las lineas rectas y simples junto con los colores claros y luminosos son ampliamente utilizados. Asimismo las estancias que predominan son diáfanas y la decoración mínimamente cargada. Prevalecen componentes de calefacción como chimeneas de leña y radiadores hidráulicos. Los suelos de madera clara y los muebles y paredes blancas predominan en este estilo para neutralizar la insuficiencia de luz natural.

 

La fachada de una finca es un tabique exterior de un inmueble, no obstante comúnmente se hace referencia a la principal. Como es la parte que más se ve y la que más soporta el transcurso del tiempo y los componentes atmosféricos, habitualmente recibe un cuidado especial en el diseño de sus detalles. El empleo de buenos materiales que aseguren durabilidad y la integración decorativa con el entorno son esenciales cuando concebimos una fachada.