Puntúa esta foto

Comedor-cocina costero grande. Paredes con revestimiento de piedra gris para pared, combinadas con paredes y techos blancos. Comedor muy luminoso, eliminan la pared de la izquierda para sustituirlo por un gran ventanal. Mesa cuadrada de madera para ocho personas. Sillas de la mesa de color rojo, para crear contraste y  realzar el color. Comedor abierto comunicado con la cocina en el fondo. Campana inox de la cocina en isla. Barra americana de madera oscura. Sofá chair-long de tonos tierra, con cojines de tela blancos. Mueble de madera rústica con dos puertas y de 4 patas. Lámpara colgante moderna de color cromo.

Los comedores son un espacio de nuestra morada en el cual compartimos instantes a diario con toda la familia. Uno de los principales componente del comedor es la mesa junto con las sillas. La luz además se convierte en una parte de importancia del comedor ya que de ello dependerá que tenga un estilo u otro. En muchas ocasiones nos encontramos con comedores anexionados a otras estancias como la cocina o el salón. Es importante decir que el comedor es el sitio en el cual nuestros huéspedes van a pasar mucho tiempo y dar una buena sensación y conseguir que estén de forma placentera tiene que ser una de nuestros propósitos al decorarlo y elegir sus elementos.

El estilo costero en decoración ha ganado mucho auge en los últimos tiempos y se caracteriza principalmente por utilizar componentes de la costa marina. No es indispensable que nos situemos en la costa para decorar nuestra casa con este estilo y ello ha conducido al gran aumento de esta línea entre la colectividad de decoradores y de aficionados a la decoración. Los elementos más importantes que vemos en la decoración costera son esqueletos de animales marinos como las estrellas marinas, conchas o caracolas, detalles con anclas o timones y colores blancos, azules y de colores arenosos. La madera de color clara también prevalece en espacios de estilo costero. De esta forma cosecharemos una atmósfera fresca y desenfada, excelente para pasar las vacaciones o incluso, para estar todo el año.