Cocina nórdica con elementos modernos
5 - 1 voto

Cocina nórdica de estilo minimalista. Suelo pavimentado con parquet de roble de tono claro. Mobiliario de madera pintado en blanco con encimera a juego. Decoración floral. Mesa de comedor de madera a juego con el parquet. Sillas de madera tapizadas en blanco. Paredes pintadas de blanco. Techo de madera con viga vista de madera.

La cocina es el espacio de nuestra casa donde mejor podemos expresar nuestros gustos y donde podemos avivar el carácter decorativo que más nos cautive. Todo ello es debido a que tiene muchos piezas y posibilidades como la distribución, la comunicación con cuartos adyacentes y hasta los elementos como muebles o electrodomésticos. Las cocinas con barra americana o de tipo isla són muestras de tendencias que pueden alejarnos de las cocinas de siempre y alcanzar una cocina no solo más bonita, sino también más ventajosa a nivel de utilidad.

El objetivo del estilo rústico en decoración es alcanzar un espacio relajado, espontáneo y tradicional, cons su esencia en la naturaleza. El estilo rústico emerge lejos de la ciudad e añade colores cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber marchado a vastas ciudades, nos gusta traer con nosotros. Los colores típicos del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Abundan los colores beige, arena, tierra, y piedra, típicos colores de componentes inorgánicos naturales, debido a que en los espacios rurales todo se hace con los materiales alcanzables en zonas próximas a nuestro hogar. Los colores mencionados pueden ser usados tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y complementos. El estilo nórdico en interiorismo es aquél que usa elementos específicos de zonas del norte de Europa como Noruega, Dinamarca, Finlandia, Suecia. Esas zonas del norte se singularizan por sus largas temporadas de invierno y con mínima luz solar. Las lineas rectas y sencillas unidas a los los colores claros y luminosos se usan con mucha frecuencia. Asimismo las estancias que destacan son diáfanas y la decoración poco sobrecargada. Prevalecen piezas de calentamiento como estufas de leña y radiadores hidráulicos. Los suelos de parquet de color claro y el mobiliario y paredes de color blanco brillan en este estilo para equilibrar la escasez de luz del sol.