Cocina rústica con vigas de madera
5 - 1 voto

Cocina rústica con mobiliario de la madera clara. Encimera de mármol en tonos rosáceos. Muebles revestido con piedra natural. Taburetes de madera y suelos pavimentados con baldosas cerámicas en tonos marrones. Techo de madera con viga vista redondeadas de madera clara, a juego con mobiliario de cocina. Paredes pintadas en tonos claros y revestidas con madera clara.

La cocina es el sitio de nuestra vivienda donde más rienda suelta podemos dar a nuestra imaginación y donde podemos dar vida al estilo decorativo que más nos agrade. Todo ello es debido a que cuenta con muchos elementos y posibilidades como la distribución, la comunicación con estancias adyacentes y hasta los componentes como mobiliario y electrodomésticos. Las cocinas con barra americana o de tipo isla són muestras de predilecciones que pueden llevarnos más allá de las cocinas clásicas y obtener una cocina no solo más bella, sino también más útil.

El propósito del estilo rústico cuando decoramos es alcanzar un espacio relajado, alegre y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico aparece lejos de las ciudades e incorpora tonos cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look típico de las casas rurales que, a pesar de haber migrado a vastas urbes, nos gusta llevar con nosotros. Los colores comunes de este estilo son de tipo cálido y neutro. Sobresalen los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, debido a que en los espacios rurales todo se construye con los materiales alcanzables en las proximidades de la casa. Estos colores se pueden usar tanto en muebles, como en paredes, suelos y accesorios. El estilo nórdico en interiorismo es aquél que utiliza elementos típicos de regiones del norte de Europa como los paises escandinavos. Esos territorios del norte de Europa se peculiarizan por tener inviernos largos y con mínima luz natural. Las lineas rectas y sencillas junto con los colores claros y luminosos son muy utilizados. Asimismo las estancias que sobresalen son diáfanas y la decoración mínimamente cargada. Prevalecen componentes de calefacción como estufas de leña y radiadores de agua. Los suelos de madera clara y los muebles y paredes de color blanco sobresalen en este estilo para combatir la insuficiencia de luz natural.