Puntúa esta foto

Cocina-comedor de estilo clásico. Muebles de madera de cerezo con encimera pétrea en tonos blancos. Suelo pavimentado con baldosa cerámica de color gris y rosa. Mesa de comedor en madera oscura con sillas tapizadas a juego. Paredes pintadas en tonos blanco y revestimiento de mármol alrededor de encimera. Techo de madera con vigas vistas.

La cocina es el espacio de nuestra vivienda donde mejor podemos reflejar nuestra personalidad y donde podemos avivar el carácter decorativo que más nos guste. Todo ello es debido a que posee muchos elementos y posibilidades como la distribución, la comunicación con cuartos contiguos y hasta los componentes como mobiliario y electrodomésticos. Las cocinas con isla o con barra americana són muestras de preferencias que pueden darnos una alternativa a las cocinas tradicionales y obtener una cocina no solo más bonita, sino también más ventajosa a nivel de utilidad.

La decoración clásica se singulariza por emplear líneas y figuras sofisticadas y distinguidas. Otra de sus características es su gran elegancia. Los materiales utilizados en el estilo clásico son siempre nobles y de altas prestaciones. Utilizan los adornos en pràcticamente todas sus partes y carecen de líneas rectas. Aunque por norma general no se suele combinar con otros estilos, también se puede encontrar junto con elementos modernos creando un espacio clásico-moderno. El deseo del estilo rústico cuando decoramos es conseguir un espacio relajado, campechano y tradicional, cons su esencia en la naturaleza. El estilo rústico emerge lejos de las grandes urbes e añade colores cálidos y materiales de la naturaleza. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber migrado a grandes ciudades, queremos traer con nosotros. Las tonalidades comunes del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Sobresalen los colores beige, arena, tierra, y piedra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, en consecuencia de que en los espacios rurales cada componente se construye con los materiales que podemos encontrar en lugares próximos a nuestra casa. Los colores mencionados se pueden utilizar tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y accesorios.