Puntúa esta foto

Cocina ecléctica con muebles pintados en tonalidades blancas. Encimera de granito. Grifería bimando y fregadero de acero inoxidable. Suelo pavimentado con baldosa cerámica de tonalidad terracota. Campana extractora de acero inoxidable a juego con los fogones y horno. Mobiliario pintado en blanco con tiradores redondos negros. Paredes y techo pintados en blanco. Alicatado de baldosas blancas. Iluminación mediante focos empotrados redondos.

La cocina es el lugar de nuestra casa donde mejor podemos reflejar nuestra personalidad y donde podemos avivar el carácter decorativo que más nos apasione. Todo ello es debido a que posee muchos ingredientes y posibilidades como la distribución, la comunicación con cuartos contiguos y hasta los elementos como muebles y electrodomésticos. Las cocinas con isla o con barra americana són ejemplos de preferencias que pueden darnos una alternativa a las cocinas de toda la vida y cosechar una cocina no solo más bella, sino también más útil.

El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no existen reglas y se pueden utilizar composiciones de estilos de distintas épocas y movimientos. Los elementos clásicos mezclados con estructuras modernas o materiales y texturas de diferente tipo combinando madera, metales y cristales son arquetipos de tendencias eclécticas. De forma parecida, al no existir patrones determinados tenemos la opción de decorar nuestra casa realmente como nos guste y reflejar nuestra personalidad sin restricciones de ningún tipo. La gran ventaja del eclecticismo es que nos permite dar salida a gran parte de nuestros muebles y adquirir aquellos que verdaderamente nos gusten sin tener que limitarnos a un estilo o material concreto. El estilo vintage se caracteriza por contener elementos, formas y colores antiguos, por norma general de antes de los años noventa y que conservan un grado significativo de originalidad. Recientemente ha ganado mucha importancia en el campo de la decoración y normalmente es combinado con otros estilos.