Puntúa esta foto

Cocina rústica con mobiliario de madera de cerezo. Tiradores metálicos en formas clásicas. Decoración con elementos de panadería. Pared revestida con madera natural. Encimera de baldosas de cerámica. Ventana en misma tonalidad de muebles de la cocina. Campana extractora de obra.

La cocina es el sitio de nuestra vivienda donde mejor podemos expresar nuestros gustos y donde podemos avivar el estilo decorativo que más nos deleite. Eso es debido a que tiene gran cantidad de ingredientes y posibilidades como la distribución, la comunicación con habitaciones adyacentes y hasta los componentes como mobiliario o electrodomésticos. Las cocinas con isla o con barra americana són muestras de predilecciones que pueden alejarnos de las cocinas habituales y obtener una cocina no solo más guapa, sino también más provechosa.

La decoración mediterránea es aquella que se mueve en la arquitectura y la cultura de regiones de Europa del Sud como Grecia, España o Italia. Su fin básico es el de lograr la mayor claridad posible en los espacios. Se utiliza normalmente en casas rurales y casas costeras aunque en los últimos años es habitual ver esta línea decorativa en otros tipos de viviendas. Usa técnicas básicas y sus componentes más particulares son los suelos de terracota, o de madera muy clara, las vigas vistas, los azulejos y mosaicos y las plantas mediterráneas. Respecto a colores abundan el blanco, el verde oliva y el azul. El fin del estilo rústico cuando decoramos es obtener un espacio desenfadado, campechano y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico aparece en lugares alejados de la ciudad e añade tonos cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look común de las casas de campo que, a pesar de haber marchado a mayores urbes, queremos llevar con nosotros. Los colores típicos del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Sobresalen los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de componentes inorgánicos de la naturaleza, en consecuencia de que en el campo cada elemento se hace con los materiales que se pueden conseguir en lugares próximos a nuestra casa. Los colores a los que hacemos referencia pueden ser utilizados tanto en muebles, como en paredes, suelos y complementos.