Puntúa esta foto

Restaurante rústico con sofás de terciopelo gris oscuro y cojines amarillos y blancos. Mesas rectangulares de madera y tarima rústica. Paredes de madera sin tratar y techos blancos. Grandes ventanales sin cortinas.

El fin del estilo rústico en interiorismo es alcanzar un ambiente relajado, espontáneo y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico aparece en zonas alejadas de las ciudades e añade colores cálidos y materiales de la naturaleza. Este es el look tradicional de las casas rurales que, a pesar de haber migrado a vastas ciudades, queremos llevar con nosotros. Los colores típicos de este estilo son de tipo cálido y neutro. Sobresalen los colores beige, arena, tierra, y piedra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, debido a que en el campo todo se crea con los materiales que tenemos acceso en lugares próximos a nuestra casa. Los colores mencionados se pueden utilizar tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y elementos decorativos sencillos.

Los bares y restaurantes son un componente de mucha trascendencia en nuestra sociedad, donde pasamos un cuantioso tiempo con nuestros familiares y colegas. Algunos de los más importantes componentes que tienen en común son el mobiliario como sillas y mesas. La luz también es básica, pues contribuye en gran medida al confort de nuestros usuarios. La barra también está presente, y tiene que ser confortable tanto para consumidores como también para empleados. Es básico tener en cuenta el perfil de cliente de la cafetería o restaurante y así que se pueda sentir a gusto en nuestro establecimiento.