Puntúa esta foto

Restaurante rústico con sofás de terciopelo gris oscuro y cojines amarillos y blancos. Mesas rectangulares de madera y tarima rústica. Paredes de madera sin tratar y techos blancos. Grandes ventanales sin cortinas.

La meta del estilo rústico en decoración es conseguir un entorno relajado, alegre y tradicional, muy centrado en la naturaleza. El estilo rústico aparece en zonas alejadas de las ciudades e introduce tonos cálidos y materiales naturales. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber marchado a grandes ciudades, intentamos llevar con nosotros. Los colores comunes de este estilo son de tipo cálido y neutro. Despuntan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos de la naturaleza, en consecuencia de que en los espacios rurales cada elemento se construye con los materiales que podemos encontrar en las proximidades de la casa. Los colores a los que hacemos referencia se pueden utilizar tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y complementos.

Los bares y restaurantes son un componente de mucha trascendencia en nuestra sociedad, donde pasamos un cuantioso tiempo con nuestros familiares y colegas. Algunos de los más importantes componentes que tienen en común son el mobiliario como sillas y mesas. La luz también es básica, pues contribuye en gran medida al confort de nuestros usuarios. La barra también está presente, y tiene que ser confortable tanto para consumidores como también para empleados. Es básico tener en cuenta el perfil de cliente de la cafetería o restaurante y así que se pueda sentir a gusto en nuestro establecimiento.