Puntúa esta foto


Fachadas nórdicas de ladrillo con estructura de madera en diferentes colores. Tejados a dos aguas y ventanales blancos. Balcones de hierro forjado.
 
El estilo decorativo nórdico es aquél que hace uso de componentes propios de regiones del norte de Europa como Noruega, Dinamarca, Finlandia, Suecia. Esas zonas de Europa se distinguen por sus largas temporadas de invierno y con muy poca luz solar. Las lineas rectas y simples junto con los colores claros y luminosos son ampliamente utilizados. Asimismo las estancias que sobresalen son diáfanas y la decoración apenas sobrecargada. Observamos piezas de calefacción como chimeneas de leña y radiadores de agua. Los suelos de madera clara y los muebles y paredes blancas brillan en este estilo para luchar contra la limitación de luz solar.

 

La fachada de una casa es cualquier tabique exterior de un edificio, no obstante normalmente se refiere a la principal. Al ser el sector que más se ve y el que más soporta el paso de los años y los elementos meteorológicos, suele recibir un esmero especial en el diseño arquitectónico. El uso de buenos materiales que garanticen durabilidad y la integración decorativa con el entorno son importantes cuando diseñamos una fachada.