Puntúa esta foto


Fachada de estilo ecléctico con ladrillos en diferentes tonos de marrón y negro. Balcones con barandillas de cemento en color gris y ventanas con marcos blancos. Paneles solares en la azotea
 
El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no hallamos modelos y se pueden emplear mezclas de variantes de distintas épocas y movimientos. Los objetos clásicos combinados con estructuras modernas o materiales y texturas de diferente tipo combinando madera, metales y cristales son muestras de tendencias eclécticas. De esta forma, al no encontrarnos con patrones determinados tenemos la opción de decorar nuestra casa ciertamente como queramos y reflejar nuestra personalidad sin ataduras de ningún tipo. Un punto a favor del eclecticismo es que nos ayuda a dar salida a un gran número de nuestros muebles y comprar aquellos que ciertamente nos gusten sin tener que limitarnos a un estilo o material definido.

 

La fachada de una edificación es la pared exterior de un edificio, no obstante comúnmente se refiere a la delantera. Al ser el sector que más se ve y el que más soporta el paso de los años y los componentes atmosféricos, suele recibir un esmero especial en el diseño arquitectónico. El uso de buenos materiales que garanticen durabilidad y la combinación decorativa con el contexto son vitales a la hora de concebir una fachada.