Puntúa esta foto

Moderno dormitorio doble con paredes y techos en tonos crudo. Suelo de moqueta color tierra. Iluminación cenital mediante alógenos . Mobiliario en madera de ébano. Cama de matrimonio con cabecero, mesillas de noche y pies formando una misma estructura. Banco de cama con ruedas para poder ser utilizado como mesa. Conjunto de cómoda baja con espejo acoplado y estante decorativo. Ropa de cama en color blanco con cojines estampados en colores beige. Lámparas de noche con pantalla en blanco y pies metálicos. Cuadro decorativo en la pared prinicipal en color tierra.

Los dormitorios son el espacio donde descansamos y donde, frecuentemente, pasamos las horas de la noche. Por ello siguen normas distintas que otras estancias donde pasamos tiempo durante el día o donde recibimos a nuestros visitantes. No es irremediable que la habitación sea tan luminosa como otros cuartos y si habitamos en una gran localidad, puede ser más primordial que comunique con el patio interior para evitar el ruido y estar más tranquilos durante la noche.

La luz artificial en la habitación es básica ya que no debe ser muy fuerte y debemos prevenir que dirija hacia la cama para que no nos deslumbre demasiado cuando nos despertamos. Las lámparas individuales serán una gran ventaja, básicamente si compartimos la habitación con nuestra pareja.

Una cuestión más a tener en cuenta son las cortinas, que además de vestir el cuarto deben ser adecuadamente opacas para que la luz solar no entre en exceso.

El estilo moderno en el campo de la decoración es aquél que utiliza líneas, figuras y componentes de finales de siglo XX y principios del XXI. Usa nuevos materiales industriales como el hormigón visto, acero laminado y vidrio plano entre otros configurando líneas más rectas y figuras más simples. En espacios interiores destacan los espacios diáfanos y la mayor luminosidad.