Dormitorio ecléctico con suelo de moqueta roja
4.5 - 2 votos

Habitación de matrimonio amplia de paredes en marrón chocolate. Techos en blanco y pavimento continuo en negro satinado. Grandes ventanales con estores en blanco crudo. Cama doble de piel acolchada blanca. Mesillas en madera oscura a conjunto con las paredes y cojines. Ropa de cama en blanco. Mesa y sillón de descanso estilo clásico en gris con tapizado en beige. Alfombra de gran tamaño en rojo. La iluminación es puntual en mesitas de noche y lámpara de pie gris estilo moderno

Los dormitorios son el espacio donde descansamos y donde, con normalidad, pasamos las horas de la noche. Es por ello que siguen reglas distintas que el resto de estancias en las que pasamos tiempo durante el día o donde recibimos a los invitados. No es irremediable que nuestra habitación sea tan luminosa como otros cuartos y si nos albergamos en una gran ciudad, puede ser más valioso que comunique con el patio interior para evitar el ruido y estar más tranquilos durante la noche.

La iluminación artificial en la habitación es vital ya que no debe ser excesivamente potente y debemos prevenir que enfoque hacia la cama para que no nos deslumbre en exceso al despertarnos. Las lámparas de noche darán una gran ventaja, especialmente si compartimos la habitación con nuestra pareja.

Otra cuestión a valorar son las cortinas, que además de vestir el dormitorio deben ser adecuadamente opacas para que la luz solar no entre en exceso.

El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no encontramos modelos y se pueden usar combinaciones de variantes de diversas épocas y movimientos. Los elementos clásicos mezclados con estructuras modernas o materiales y texturas de diferente tipo combinando madera, metales y cristales son patrones de tendencias eclécticas. De igual modo, al no encontrarnos con patrones definidos podemos decorar nuestro piso verdaderamente como nos guste y reflejar nuestra personalidad sin ataduras de ninguna forma. Un punto a favor del eclecticismo es que nos ayuda a dar salida a gran parte de nuestros muebles y adquirir aquellos que verdaderamente nos deleiten sin tener que limitarnos a un estilo o material definido.