Puntúa esta foto

Dormitorio urbano con cama de matrimonio. Paredes y techos en blanco. Suelos en moqueta beige. Todo el mobiliario es en blanco. Cama doble con estructura suspendida y cabecero rectangular. Mesas de noche circulares con patas metálicas. Ropa de cama en marrón, con cojines en tonos beige y de diferentes estampados. Cuadro en tonos pastel. Cómoda de cajones baja con patas metálicas y tiradores ocultos. Estantería de pared con trasera y estantes anclada. Alfombras de pelo marrón chocolate. Puff decorativo de pelo en naranja.

Los dormitorios son el sitio donde descansamos y donde, normalmente, pasamos las horas de la noche. Es por ello que se rigen por pautas distintas que otras estancias donde pasamos tiempo durante el día o donde recibimos a nuestros visitantes. No es imprescindible que nuestra habitación sea tan luminosa como otros cuartos y si nos encontramos en una gran localidad, puede ser más conveniente que comunique con el patio interior para evitar el ruido y estar más tranquilos durante la noche.

La iluminación artificial en el dormitorio es esencial ya que es mejor que no sea en exceso potente y debemos prevenir que enfoque hacia la cama para que no nos deslumbre demasiado al levantarnos. Las lámparas individuales serán una gran ventaja, principalmente si compartimos la habitación con nuestra pareja.

Un matiz más a estimar son las cortinas, que además de vestir el dormitorio deben ser adecuadamente opacas para que la luz solar no penetre demasiado.

El estilo urbano es una expresión en decoración principalmente visible en ciudades muy pobladas donde predominan las tendencias vanguardistas y los espacios cómodos y sencillos. En bastantes ocasiones podemos dar con espacios que buscan trasmitir su desenfado. El estilo urbano persigue aprovechar en la mayor medida posible el espacio y en la mayoría de ocasiones se utiliza en sitios de dimensiones reducidas debido, principalmente, a que las viviendas de las grandes ciudades acostumbran a ser pequeñas.