Puntúa esta foto

Cocina ecléctica en tonalidades blancas. Suelo pavimentado con parquet de haya. Encimera de madera e inoxidable. Pared pintada en blanco y una pequeña parte alicatada con baldosas cuadradas blancas. Campana extractora inoxidable. Fregadero de acero inoxidable con grifería monomando. Decoración florar. Mesa de comedor blanca con sillas en tonos blancos tapizadas en tonalidades grises.

El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no encontramos pautas y se pueden emplear composiciones de variantes de diferentes épocas y movimientos. Los objetos clásicos mezclados con estructuras modernas o materiales y texturas de todo tipo combinando madera, metales y cristales son ejemplos de tendencias eclécticas. Del mismo modo, al no existir patrones determinados podemos decorar nuestro hogar verdaderamente como nos guste y transmitir nuestra personalidad sin ataduras de tipo alguno. La gran ventaja del eclecticismo es que se puede dar salida a gran parte de nuestros muebles y adquirir aquellos que verdaderamente nos gusten sin tener que limitarnos a un estilo o material determinado.

La cocina es el sitio de nuestra vivienda donde mejor podemos reflejar nuestra personalidad y donde podemos avivar el carácter decorativo que más nos apasione. Todo ello es debido a que posee gran cantidad de ingredientes y posibilidades que van desde la distribución, la comunicación con cuartos contiguos y hasta los elementos como mobiliario y electrodomésticos. Las cocinas con isla o con barra americana són ejemplos de tendencias que pueden darnos una alternativa a las cocinas tradicionales y conseguir una cocina no solo más bella, sino también más práctica.