Puntúa esta foto

Taberna de estilo rústico con suelo de parquet y mesas cuadradas. Manteles en tonos marrones y sillas tapizadas en gris claro. Paredes combinadas de ladrillo visto y pintura marrón. Lámparas colgantes. Sofás de piel oscura.

La meta del estilo rústico en interiorismo es alcanzar una atmósfera desenfadada, jovial y tradicional, muy centrado en la naturaleza. El estilo rústico emerge lejos de las ciudades e incluye colores cálidos y materiales naturales. Este es el look clásico de las casas rurales que, a pesar de haber migrado a grandes urbes, pretendemos traer con nosotros. Las tonalidades comunes del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Destacan los colores beige, arena, tierra, y piedra, típicos colores de componentes inorgánicos naturales, gracias a que en el campo cada elemento se construye con los materiales que podemos encontrar en zonas próximas a nuestro hogar. Los colores a los que hacemos referencia se pueden usar tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y accesorios.

Los restaurantes y cafeterías son componentes de una gran importancia en nuestra cultura, donde dedicamos mucho tiempo junto a los familiares y colegas. Algunos de los más importantes elementos que encontramos son las mesas y las sillas. La iluminación también es básica, pues ayuda mucho a la comodidad de todos los consumidores. La barra también está presente, y tiene que ser adecuada tanto para clientes como también para trabajadores. Es relevante tener en cuenta el perfil de cliente de nuestro restaurante o bar y así que se encuentre bien en nuestro local.