Puntúa esta foto


Fachada clásica con techo a dos aguas y mural en el frontón con motivos marineros y heráldicos. Ventanas de madera y elementos decorativos de cerámica.
 
La decoración clásica se singulariza por utilizar líneas y formas sofisticadas y finas. Otra de sus características es su gran elegancia. Los materiales utilizados en el estilo clásico son siempre nobles y de altas prestaciones. Utilizan los adornos en pràcticamente todas sus partes y carecen de líneas rectas. Aunque por norma general no se suele combinar con otros estilos, también se puede encontrar junto con elementos modernos creando un espacio clásico-moderno.

 

La fachada de una finca es un tabique exterior de un edificio, no obstante habitualmente se hace referencia a la delantera. Al ser la parte que más se ve y la que más soporta el transcurso del tiempo y las agresiones climáticas, suele recibir especial cuidado en el diseño arquitectónico. La utilización de buenos materiales que aseguren durabilidad y la combinación decorativa con el entorno son vitales a la hora de concebir una fachada.