Dormitorio ecléctico con pared estampada
4.67 - 3 votos

Amplio dormitorio con paredes en papel pintado de estampado floral en azul y blanco. Suelos de madera tintada en negro y techos en blanco. Cama con cabecero de gran tamaño en piel acolchada blanca. Mesillas de noche rectangulares en blanco. Iluminación natural mediante grandes ventanales. Modernas lamparas de techo metálicas y lámpara de pie de la misma colección. Ropa de cama en blanco con manta color oscuro. Cortinas en negro.

Los dormitorios son el sitio en donde descansamos y donde, con normalidad, nos encontramos por la noche. Es por ello que se rigen por patrones distintos que el resto de estancias en las que pasamos tiempo durante el día o donde recibimos a nuestros visitantes. No es imperioso que nuestra habitación tenga tanta luz natural como otras estancias y si vivimos en una gran ciudad, puede ser más importante que comunique con el patio interior para evitar el ruido y estar más tranquilos durante la noche.

La luz artificial en la habitación es básica ya que es mejor que no sea en exceso viva y debemos evitar que apunte hacia la cama para que no nos deslumbre en demasía al levantarnos. Las lámparas de mesita serán un gran provecho, especialmente si compartimos la habitación con nuestra pareja.

Un aspecto más a tener en cuenta son las cortinas, que además de vestir la habitación deben ser suficientemente opacas para que no penetre luz exterior excesivamente.

El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no hay modelos y se pueden usar mezclas de tendencias de distintas épocas y movimientos. Los componentes clásicos combinados con partes modernas o materiales y texturas de todo tipo combinando madera, metales y cristales son ejemplos de tendencias eclécticas. De forma similar, al no existir patrones particulares podemos decorar nuestro hogar ciertamente como queramos y transmitir nuestra personalidad sin restricciones de tipo alguno. La gran ventaja del eclecticismo es que podemos dar salida a un gran número de nuestros muebles y adquirir aquellos que verdaderamente nos deleiten sin tener que limitarnos a un estilo o material específico.