Puntúa esta foto


Terraza rústica con zona de césped y flores. Barandilla de hierro y zona de relax con porche de piedra natural y baldosa marrón. Macetas grandes con arbustos.
 
El deseo del estilo rústico cuando decoramos es obtener un entorno relajado, espontáneo y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico brota en lugares alejados de la ciudad e incluye colores cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look común de las casas de campo que, a pesar de haber migrado a vastas urbes, pretendemos traer con nosotros. Los colores comunes del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Despuntan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos de la naturaleza, debido a que en el campo cada elemento se crea con los materiales que se pueden conseguir cerca de la casa. Estos colores pueden ser utilizados tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y accesorios.
 

Un terrado es un emplazamiento de la residencia donde deleitarse con el espacio abierto, orientado al exterior, que acostumbra a tener barandas o muros bajos. Más amplio que un balcón, es un espacio muy adaptable que permite ser usado para distintas actividades, como fiestas con amigos, descansar o incluso hacer deporte. Un oportuno uso de la luz y la existencia de elementos vegetales son capaces de brindarle un estilo único a nuestro terrado.