Puntúa esta foto


Terraza de estilo rústico con vistas al mar y elementos vegetales. Suelo de piedra y pérgola de madera. Muebles de ratan y grandes macetas.
 
El objetivo del estilo rústico en interiorismo es obtener un ambiente relajado, alegre y tradicional, cons su esencia en la naturaleza. El estilo rústico nace en zonas alejadas de la ciudad e introduce tonos cálidos y materiales de la naturaleza. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber migrado a grandes urbes, pretendemos llevar con nosotros. Los tonos más populares del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Destacan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de componentes inorgánicos de la naturaleza, en consecuencia de que en los espacios rurales cada elemento se construye con los materiales alcanzables en zonas próximas a nuestro hogar. Estos colores se pueden usar tanto en muebles, como en paredes, suelos y elementos decorativos sencillos.
 

Un terrado es un espacio del hogar donde disfrutar del espacio abierto, orientado al exterior, que acostumbra a tener barandillas o muros bajos. Más grande que un balcón, es un emplazamiento muy versátil que posibilita ser utilizado para muchas actividades, como fiestas con familia, descansar o incluso hacer deporte. Una oportuna utilización de la luz y la presencia de plantas pueden conferirle una personalidad única a nuestra azotea.