Puntúa esta foto


Salón de juegos ecléctico con paredes azules y suelo de tarima. Estanterías blancas y muebles para niños de plástico verde. Radiador y alfombras con dibujos de carreteras.
 
El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no hay directrices y se pueden emplear composiciones de tendencias de diferentes épocas y movimientos. Los componentes clásicos mezclados con partes modernas o materiales y texturas de diferente tipo combinando madera, metales y cristales son ejemplos de tendencias eclécticas. De igual modo, al no existir patrones definidos podemos decorar nuestra morada realmente como queramos y transmitir nuestra personalidad sin ataduras de ningún tipo. Una de las ventajas del eclecticismo es que nos permite dar salida a muchos de nuestros muebles y adquirir aquellos que realmente nos gusten sin tener que limitarnos a un estilo o material definido.

 

Las salas de juegos para niños son un sitio donde los niños pueden disfrutar y jugar con tranquilidad, donde pueden guardar todos los juguetes y que les permite dejar suelta su fantasía. Normalmente su decoración es colorida y son estancias luminosas. En la sala de juegos ideal, habrá un espacio despejado donde juguetear y un área para realizar manualidades y distintas tareas.