Puntúa esta foto

Restaurante rústico con mesas grandes y bancos de madera decapada. Ventanas cuadradas. Techos y paredes blancas. Lámpara colgante de estilo moderno y mosaico de parquet de madera.

El fin del estilo rústico en interiorismo es conseguir una atmósfera desenfadada, campechano y tradicional, cons su esencia en la naturaleza. El estilo rústico emerge en zonas alejadas de las ciudades e introduce tonos cálidos y materiales de la naturaleza. Este es el look común de las casas de campo que, a pesar de haber migrado a grandes ciudades, queremos traer con nosotros. Las tonalidades comunes del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Sobresalen los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, en consecuencia de que en el campo todo se hace con los materiales que podemos encontrar en zonas próximas a nuestro hogar. Los colores a los que hacemos referencia pueden ser usados tanto en muebles, como en paredes, suelos y elementos decorativos sencillos.

Los bares y restaurantes son una parte de suma relevancia en nuestra sociedad, donde ocupamos mucho tiempo con nuestros amigos o familiares. Uno de los más importantes componentes que encontramos son el mobiliario como sillas y mesas. La luz se convierte también en primordial, pues contribuye bastante a la comodidad de todos los consumidores. La barra también la encontramos presente, y tiene que ser adecuada tanto para consumidores como para trabajadores. Es vital tener presente el tipo de público del bar, cafetería o restaurante para que se sienta a gusto en nuestro local.