Puntúa esta foto

Peluquería vintage con suelo de parquet y combinación de muebles de diferentes series. Sillones blancos y negros. Paredes blancas. Espejo con iluminación tipo camerino.

Las peluquerías son espacios donde es imprescindible que los clientes se sientan a gusto. Una buena distribución y decoración del local puede ayudarnos a ello. Un salón de peluquería normalmente se compone de una zona de lavacabezas y otra zona de trabajo con sillones y espejos. El estilo que le demos a la peluquería tiene que ser un reflejo del estilo que quiere representar el profesional o los profesionales que trabajarán en ella.

El estilo vintage se caracteriza por contar con elementos, formas y colores antiguos, por norma general de antes de los años noventa y que conservan un cierto grado de originalidad. Recientemente ha adquirido mucha importancia en el ámbito de la decoración y es común que se combine con otros estilos.