Puntúa esta foto


Escalera en ele de madera sin tratar en estilo industrial. Paredes blancas y ventanas con marco negro. Suelo de cemento pulido.
 
El estilo industrial en diseño de interiores se caracteriza por utilizar colores apagados, grises y marrones en espacios amplios exhibiendo los componentes estructurales al desnudo y utiliza muebles hechos en materiales nobles, reutilizados y sin estridencias. Sus piezas primordiales son los tabiques de ladrillo, las vigas y pilares a la vista y suelos y techos de hormigón. El primer paso hacia este nuevo estilo fue la funcionalidad que se alzó en Nueva York en la década de los años 50. Los metales como el aluminio, el acero y el hierro resaltan por estar presentes la mayoría de veces en espacios de decoración industrial. La iluminación más característica del estilo industrial es el de lámparas colgantes sencillas que tanto estábamos acostumbrados a ver en las antiguas fábricas.
 

Las escaleras son elementos proyectados para comunicar espacios situados a distintas alturas. Se construyen con peldaños y según su altitud pueden constar de varios intervalos separados por rellanos y pueden poseer asimismo barandilla. Existen muchas clases de escaleras: colgadas, de caracol, escalinatas, etc. Las alternativas son muchas, y permiten una vasta diversidad estética en todos los componentes.