Puntúa esta foto

Comedor costero con grandes ventanales, con vistas al mar. Paredes blancas, y suelo blanco con alfombra de color azul. Mesa blanca con sillas para 8 personas. Dos lámparas colgantes de color blanco. Visillo de tela blanca, y persianas de aluminio de color cromo.

Los comedores son un espacio de nuestra casa donde compartimos instantes cada día con toda la familia. Uno de los principales ingredientes del comedor es la mesa adyacente con las sillas. La iluminación incluso se convierte en una parte de importancia del comedor ya que de ello dependerá que tenga un carácter u otro. En infinidad de ocasiones vemos comedores unidos a otras habitaciones tal como la cocina o el salón. Cabe recordar que el comedor es es espacio en el cual nuestros visitantes van a pasar una gran porción de su tiempo y acarrear una buena sensación y conseguir que estén de forma placentera tiene que ser una de nuestros objetivos al decorarlo y seleccionar sus elementos.

El estilo costero en decoración ha alcanzado mucho empuje en los últimos tiempos y se caracteriza primordialmente por emplear piezas de la costa marina. No es imprescindible que nos localizemos en la costa para decorar nuestro hogar bajo las directrices de este estilo y ello ha conducido al gran incremento de esta tendencia en el seno de la colectividad de decoradores y de aficionados a la decoración. Los elementos más importantes que apreciamos en la decoración costera son esqueletos de animales marinos como las estrellas de mar, conchas o caracolas, detalles con anclas o timones y colores blancos, azules y de color arena y dorados. La madera de color clara también prevalece en emplazamientos de estilo costero. Bajo estas directrices conseguiremos una atmósfera fresca y desenfada, maravilloso para pasar las vacaciones o inclusive, para estar todo el año.   La mediterránea es una tipo de decoración que se basa en la arquitectura y la cultura de regiones de Europa del Sud como Grecia o Italia. Su intención central es el de lograr la mayor claridad posible en los ambientes. Se usa principalemente en casas rurales y casas cerca del mar aunque también es habitual ver este estilo en muchos otros tipos de viviendas. Utiliza técnicas básicas y sus componentes más particulares son los suelos de terracota, o de madera muy clara, las vigas vistas, los azulejos y mosaicos y las plantas mediterráneas. Respecto a colores destacan el blanco, el azul y el verde oliva.