Puntúa esta foto


Recibidor ecléctico con puerta de cristal y madera y alfombra roja con motivos florales. Suelo de tarima de madera y armario empotrado. Lámpara de techo de estilo clásico y paredes blancas. Acceso directo a la cocina.
 
El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no existen directrices y se pueden emplear combinaciones de tendencias de diversas épocas y movimientos. Los objetos clásicos mezclados con partes modernas o materiales y texturas de distinto tipo combinando madera, metales y cristales son ejemplos de tendencias eclécticas. De esta forma, al no existir patrones específicos tenemos la opción de decorar nuestra morada realmente como queramos y reflejar nuestra personalidad sin ataduras de tipo alguno. La gran ventaja del eclecticismo es que se puede dar salida a bastantes de nuestros muebles y comprar aquellos que ciertamente nos agraden sin tener que limitarnos a un estilo o material específico.

 

El hall es lo primero que encontramos cuando entramos en un domicilio, acogiendo a las visitas. Si bien no suele ser enorme, no deja de ser la parte más visible del domicilio y su carta de presentación. Asimismo, es allí donde se realizan los preparativos para entrar o irse del domicilio, como ponerse el calzado o coger las llaves.