Puntúa esta foto


Oficina de estilo industrial con suelo de baldosa gris oscura y paredes de ladrillo blanco. Grandes cristaleras con cortinas negras. Escritorio alargado con sillas plegables blancas y metálicas. Iluminación indirecta y lámpara de pie.
 
El estilo industrial en decoración se personifica por hacer uso de colores apagados, grises y marrones en lugares amplios manifestando los componentes estructurales al desnudo y hace uso de muebles hechos en materiales nobles, reciclados y sin estridencias. Sus piezas principales son los muros de ladrillo, las vigas y pilares a la vista y suelos y techos de hormigón. El primer paso hacia este nuevo estilo fue la funcionalidad que se alzó en New York en los años 50. Los metales como el aluminio, el acero y el hierro se caracterizan por encontrarse casi siempre en espacios de decoración industrial. La iluminación más específica del estilo industrial es el de lámparas colgantes sencillas que tantos recuerdos nos traen de las fábricas de antaño.
 

Un despacho o estudio es el espacio del hogar destinado al trabajo, a los estudios o a los negocios. Debe ser una zona placentera y bien iluminada, ya que es factible que permanezcamos mucho tiempo en él. La estructura más habitual incluye un escritorio o lugar de trabajo y una zona de descanso o de ocio, con estantes o sitios de archivo y almacenamiento.