Puntúa esta foto


Escalera de madera oscuro en estilo rústico y en ele con barandilla de madera. Tarima de madera clara y techos blancos con lámpara de techo. Paredes con aguas gris oscuro.
 
El fin del estilo rústico en interiorismo es alcanzar una atmósfera relajada, espontáneo y tradicional, muy centrado en la naturaleza. El estilo rústico nace en lugares alejados de la ciudad e incorpora colores cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look típico de las casas rurales que, a pesar de haber marchado a mayores ciudades, nos gusta llevar con nosotros. Los colores típicos del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Destacan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, ya que en el campo cada elemento se crea con los materiales que podemos encontrar cerca de la casa. Los colores a los que hacemos referencia se pueden utilizar tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y elementos decorativos sencillos.
 

Las escaleras son construcciones proyectadas para vincular espacios ubicados a distinta altura. Están formadas por peldaños y según su altura pueden poseen distintos intervalos separados por descansos y pueden poseer asimismo barandilla. Podemos hallar muchas clases de escaleras: tradicionales, de caracol, escalinatas, etc. Las opciones son muchas, y posibilitan una gran complejidad decorativa en todos sus elementos.