Puntúa esta foto

Dormitorio vintage con ladrillo visto y suelo de microcemento. Lámpara de suelo flexo gigante y bicicleta colgada en la pared de forma decorativa. Cama de forma circular y lámpara colgante de tipo industrial. Predominio de colores grises.

El estilo industrial en decoración se singulariza por hacer uso de colores apagados, grises y marrones en espacios amplios manifestando los componentes de estructura al desnudo y usa muebles confeccionados en materiales nobles, reutilizados y sin estridencias. Sus elementos primordiales son los tabiques de ladrillo, las vigas y pilares a la vista y suelos y techos de hormigón. La funcionalidad fue el primer paso hacia este nuevo estilo que emergió en New Yor City en la década de los años 50. Los metales como el aluminio, el acero y el hierro sobresalen por encontrarse siempre en espacios de decoración industrial. La iluminación más común del estilo industrial es el de lámparas colgantes simples que tan presentes tenemos de las antiguas fábricas.

Los dormitorios son el lugar en donde descansamos y donde, asiduamente, nos encontramos por la noche. Es por ello que se rigen por modelos diferentes que el resto de estancias en las que pasamos tiempo durante el día o donde recibimos a nuestros visitantes. No es indispensable que la habitación tenga tanta luz natural como otros cuartos y si vivimos en una gran urbe, puede ser más valioso que comunique con el patio interior para evitar el ruido y tener un sueño más plácido.

La luz artificial en la habitación es básica ya que es mejor que no sea demasiado viva y debemos eludir que apunte hacia la cama para que no nos deslumbre demasiado al levantarnos. Las lámparas de noche darán un gran provecho, fundamentalmente si dormimos con nuestra pareja.

Un aspecto más a estimar son las cortinas, que además de vestir la habitación deben ser adecuadamente opacas para que la luz de fuera no entre demasiado.