Dormitorio industrial con pared de ladrillo visto
5 - 2 votos

Dormitorio urbano de estilo industrial con suelos en moqueta blanca. Paredes de ladrillo cara vista  y pintada en blanco y negro estilo viejo. Pilares en hormigón armado visto. Techos en madera. Ventanas con marcos interiores y exteriores en madera blanca y estor a conjunto. Cama de matrimonio con cabecero en forja marrón. Mesilla de bambú oscuro. Ropa de cama en naranja fuerte, manta en negro y cojines con estampados en tonos cálidos. Iluminación mendiante lámpara de pie y lámpara de mesa con pie en negro y pantalla de gran tamaño en blanco.

Los dormitorios son el espacio donde descansamos y donde, frecuentemente, nos encontramos por la noche. Por ello se rigen por patrones distintos que el resto de estancias donde pasamos tiempo durante el día o donde recibimos a nuestros huéspedes. No es ineludible que nuestra habitación sea tan luminosa como otros cuartos y si nos encontramos en una gran localidad, puede ser más importante que comunique con el patio interior para evitar el ruido y estar más tranquilos durante la noche.

La iluminación artificial en el dormitorio es esencial ya que no debe ser muy potente y debemos prevenir que enfoque hacia la cama para que no nos deslumbre mucho al levantarnos. Las lámparas de noche darán un gran provecho, en especial si dormimos con nuestra pareja.

Una cuestión más a valorar son las cortinas, que además de vestir el cuarto deben ser adecuadamente opacas para que la luz solar no penetre excesivamente.

El estilo industrial en diseño de interiores se personifica por usar colores apagados, grises y marrones en lugares amplios mostrando los componentes de estructura al desnudo y utiliza muebles elaborados en materiales nobles, reutilizados y sin estridencias. Sus principales elementos son los muros de ladrillo, las vigas y pilares a la vista y suelos y techos de hormigón. El primer paso hacia este nuevo estilo fue la funcionalidad que brotó en la ciudad de Nueva York en en la década de los 50. Los metales como el aluminio, el acero y el hierro se caracterizan por estar presentes la mayoría de veces en espacios de decoración industrial. La iluminación más característica del estilo industrial es el de lámparas colgantes sencillas que tanto se utilizaban antiguamente en todas las fábricas.