Salón rústico con vigas a la vista
4.67 - 3 votos

Salón rústico con paredes y techo de vigas blancas. Muebles vintage de madera. Sofá blanco y sillón clásico. Gran ventanal. Lámpara colgante. Mesa de cristal. Suelo de baldosa hidráulica  con dibujo.

El fin del estilo rústico en decoración es conseguir un espacio relajado, espontáneo y tradicional, muy centrado en la naturaleza. El estilo rústico aparece en lugares alejados de las ciudades e añade tonos cálidos y materiales de la naturaleza. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber marchado a vastas urbes, pretendemos traer con nosotros. Los tonos más populares de este estilo son de tipo cálido y neutro. Abundan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos de la naturaleza, debido a que en los espacios rurales cada elemento se hace con los materiales alcanzables en las proximidades de la casa. Los colores mencionados pueden ser utilizados tanto en muebles, como en paredes, suelos y accesorios. Los salones son uno de los lugares de nuestro hogar donde pasamos más tiempo y donde intentamos relajarnos y pasar un buen rato. Además, es el sitio donde estaremos con nuestros invitados en caso de que tengamos visita y nuestro objetivo será causarles una buena impresión y que se sientan cómodos y a gusto con nosotros. Lo normal es que nuestro salón cuente con sofás y/o butacas, una mesa de una altura baja y un televisor. A parte de estos elementos es importante que utilicemos otros elementos decorativos como cuadros, alfombras, espejos y lámparas.