Puntúa esta foto


Despacho ecléctico con revestimiento de madera en diferentes tonos. Estantería en madera clara. Interruptores cromados. Suelo de tarima de madera sin tratar y rodapié en tonos oscuros. Escritorio rectangular en tono claro y silla de oficina de piel negra.
 
El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no encontramos reglas y se pueden emplear combinaciones de variantes de diversas épocas y movimientos. Los elementos clásicos combinados con estructuras modernas o materiales y texturas de todo tipo combinando madera, metales y cristales son ejemplos de tendencias eclécticas. De esta forma, al no encontrarnos con patrones específicos tenemos la opción de decorar nuestro hogar verdaderamente como nos guste y transmitir nuestra personalidad sin ataduras de tipo alguno. La gran ventaja del eclecticismo es que nos ayuda a dar salida a un gran número de nuestros muebles y adquirir aquellos que ciertamente nos deleiten sin tener que limitarnos a un estilo o material concreto.
 

Un despacho o oficina es la zona del hogar destinada al trabajo, a estudiar o a los negocios. Debe ser una zona cómoda y bien iluminada, puesto que es factible que permanezcamos mucho tiempo en él. La ordenación más frecuente incluye un escritorio o espacio de trabajo y un área de reposo o de ocio, con estantes o lugares de archivo y almacenamiento.