Puntúa esta foto


Despacho ecléctico con iluminación localizada mediante focos. Espejo de pie y macetas metálicas con plantas. Combinación de paredes blancas y de madera. Suelo de baldosa gris. Escritorio rectangular de madera con detalles negros y sillas de madera.
 
El estilo decorativo ecléctico es aquél en el que no encontramos directrices y se pueden emplear acoplamientos de estilos de diferentes épocas y movimientos. Los objetos clásicos combinados con partes modernas o materiales y texturas de diferente tipo combinando madera, metales y cristales son ejemplos de tendencias eclécticas. De igual modo, al no encontrarnos con patrones específicos podemos decorar nuestro piso ciertamente como nos guste y mostrar nuestra personalidad sin limitaciones de ningún tipo. Un punto a favor del eclecticismo es que nos ayuda a dar salida a un gran número de nuestros muebles y adquirir aquellos que realmente nos agraden sin tener que limitarnos a un estilo o material determinado.
 

Un despacho o oficina es la zona del hogar destinada al trabajo, a los estudios o a los negocios. Debe ser una zona confortable y bien iluminada, pues es factible que permanezcamos muchas horas en él. La estructura más normal incorpora un escritorio o espacio de trabajo y un área de reposo o de lectura, con estanterías o lugares de almacenamiento y archivo.