Baño rústico todo en piedra
4.5 - 2 votos

Baño rústico con inodoro suspendido y pulsador negro de dobre descarga. Lavabo sobreencimera en forma de bol y grifo moderno monomando. Suelos de color gris oscuro y paredes en piedra de color arenoso. Espejo cuadrado con marco de piedra y ventana exterior de marco de madera.

El baño es el espacio que más personalidad le dan a nuestra morada. A través del baño y sus partes podemos sorprender a nuestros invitados y además, crear un lugar donde sentirnos a gusto. La distribución en el baño o aseo es sustancial y es aconsejable que coloquemos el lavabo cerca de la puerta de entrada y la ducha o bañera lo más alejada posible. También podría ser aconsejable que el inodoro y el bidé estén situados en un sitio de menor visibilidad, aunque esta teoría ha perdido impulso recientemente al considerarse estos sanitarios como una parte más de la decoración del baño. La finalidad del estilo rústico en interiorismo es alcanzar un espacio desenfadado, alegre y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico nace en zonas alejadas de las ciudades e incluye tonos cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber marchado a vastas ciudades, nos gusta traer con nosotros. Los colores comunes de este estilo son de tipo cálido y neutro. Abundan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de componentes inorgánicos de la naturaleza, en consecuencia de que en los espacios rurales cada elemento se construye con los materiales que podemos encontrar cerca de la casa. Los colores a los que hacemos referencia pueden ser utilizados tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y elementos decorativos sencillos.