Baño blanco con bañera clásica
4.67 - 3 votos

Baño de grandes dimensiones dividido en en dos estancias separadas por un arco. Predominio del color blanco y de la madera oscura. Suelo y encimeras de mármol blanco. Muebles blancos con tiradores cromados. Iluminación mediante lámparas clásicas de imitación de espelma. Bañera circular con grifería cromada a suelo.

El fin del estilo rústico en interiorismo es conseguir una atmósfera desenfadada, campechano y tradicional, cons su esencia en la naturaleza. El estilo rústico brota en lugares alejados de las grandes urbes e añade colores cálidos y materiales naturales. Este es el look tradicional de las casas rurales que, a pesar de haber marchado a mayores urbes, nos gusta llevar con nosotros. Los colores comunes de este estilo son de tipo cálido y neutro. Abundan los colores beige, arena, tierra, y piedra, típicos colores de componentes inorgánicos de la naturaleza, debido a que en los espacios rurales todo se hace con los materiales alcanzables en lugares próximos a nuestra casa. Los colores mencionados pueden ser usados tanto en muebles, como en paredes, suelos y complementos. El baño es el lugar que más personalidad le dan a nuestra morada. A través del baño y sus partes podemos impresionar a nuestros invitados y además, establecer un lugar donde sentirnos bien. La distribución en el baño o aseo es primordial y es aconsejable que coloquemos el lavabo en un lugar que no se aleje mucho de la puerta y la ducha o bañera lo más alejada posible. También es importante que el inodoro y el bidé estén situados en un sitio de menor visibilidad, aunque esta teoría ha perdido impulso recientemente al considerarse estos sanitarios como una parte más de la decoración del baño.