Baño blanco con bañera clásica
4.67 - 3 votos

Baño de grandes dimensiones dividido en en dos estancias separadas por un arco. Predominio del color blanco y de la madera oscura. Suelo y encimeras de mármol blanco. Muebles blancos con tiradores cromados. Iluminación mediante lámparas clásicas de imitación de espelma. Bañera circular con grifería cromada a suelo.

La meta del estilo rústico cuando decoramos es alcanzar un entorno relajado, espontáneo y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico nace en zonas alejadas de la ciudad e incorpora colores cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look tradicional de las casas rurales que, a pesar de haber migrado a vastas urbes, nos gusta traer con nosotros. Las tonalidades comunes del estilo rústico son de tipo cálido y neutro. Despuntan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, en consecuencia de que en el campo cada componente se crea con los materiales que tenemos acceso cerca de la casa. Los colores mencionados se pueden utilizar tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y complementos. Los baños son el lugar que mayor personalidad le dan a nuestra morada. A través del baño y sus partes podemos maravillar a nuestros invitados y además, establecer un lugar donde sentirnos bien. La distribución en el baño o aseo es importante y es recomendable que situemos el lavabo en un lugar que no se aleje mucho de la puerta y la ducha o bañera en un sitio más alejado a la entrada. También sería recomendable que el inodoro y el bidé estén situados en un sitio menos visible, aunque esta teoría ha perdido importancia recientemente al considerarse estos sanitarios como una parte más de la decoración de nuestro baño.