Puntúa esta foto


Piscina rústica rodeada de madera y baldosas de gres de color marrón. Zona de césped y acceso a terraza a través de una escalera flotante de metal y piedra. Elementos vegetales y de piedra natural. Acceso a vivienda a través de cristaleras.
 
El propósito del estilo rústico cuando decoramos es lograr un espacio desenfadado, espontáneo y tradicional, que gire en torno a la naturaleza. El estilo rústico nace lejos de la ciudad e incorpora tonos cálidos y materiales de la naturaleza. Este es el look típico de las casas de campo que, a pesar de haber migrado a vastas urbes, pretendemos llevar con nosotros. Los colores comunes de este estilo son de tipo cálido y neutro. Destacan los colores arena, piedra, beige y tierra, típicos colores de elementos inorgánicos naturales, debido a que en el campo todo se hace con los materiales que se pueden conseguir en zonas próximas a nuestro hogar. Los colores a los que hacemos referencia pueden ser utilizados tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y accesorios.

 

Las piscinas son estanques de agua artificiales, que se pueden utilizar con propósitos recreativos, deportivos o estéticos. Uno de sus componentes esenciales es el revestimiento, que en la actualidad permite muchas combinaciones de materiales que, junto a elementos estéticos como cascadas, iluminación o elementos vegetales, permite una personalización total de la zona de baño.