Puntúa esta foto


Fachadas nórdicas de ladrillo con estructura de madera en diferentes colores. Tejados a dos aguas y ventanales blancos. Balcones de hierro forjado.
 
El estilo nórdico en interiorismo es aquél que usa componentes específicos de regiones del norte de Europa como los paises escandinavos. Esas zonas del norte de Europa se caracterizan por tener inviernos largos y con mínima luz natural. Las lineas rectas y sencillas junto con los colores luminosos y claros se utilizan muy frecuentemente. Asimismo las estancias que destacan son diáfanas y la decoración apenas cargada. Observamos componentes de calentamiento como estufas de leña y radiadores de agua. Los suelos de madera clara y el mobiliario y paredes de color blanco sobresalen en este estilo para equilibrar la insuficiencia de luz natural.

 

La fachada de una casa es cualquier tabique exterior de un edificio, no obstante normalmente se refiere a la principal. Al ser el sector que más se ve y el que más soporta el paso de los años y los elementos meteorológicos, suele recibir un esmero especial en el diseño arquitectónico. El uso de buenos materiales que garanticen durabilidad y la integración decorativa con el entorno son importantes cuando diseñamos una fachada.