Puntúa esta foto

Cocina clásica en tonos amarillos. Isla con muebles en blanco y encimera de mármol. Grifería clásica monomando. Encimera resto de cocina de mármol sobre muebles de madera pintados en blanco. Fogones de acero inoxidable con campana extractora a juego. Armarios superiores de estilo clásico en blanco. Ventana en arco de madera pintada en blanco. Suelo de parquet de tonalidades rojizas. Iluminación a partir de focos empotrados.

La cocina es el sitio de nuestro hogar donde mejor podemos expresar nuestros gustos y donde podemos avivar el estilo decorativo que más nos deleite. Ello es debido a que atesora muchos componentes y posibilidades que van desde la distribución, la comunicación con estancias contiguas y hasta los componentes como mobiliario y electrodomésticos. Las cocinas con barra americana o de tipo isla són ejemplos de predilecciones que pueden alejarnos de las cocinas que nos tienen acostumbrados y cosechar una cocina no solo más guapa, sino también más ventajosa a nivel de utilidad.

La decoración clásica se singulariza por usar líneas y figuras sofisticadas y refinadas. Otra de sus características es su gran elegancia. Los materiales utilizados en el estilo clásico son siempre nobles y de altas prestaciones. Utilizan los adornos en pràcticamente todas sus partes y carecen de líneas rectas. Aunque por norma general no se suele combinar con otros estilos, también se puede encontrar junto con elementos modernos creando un espacio clásico-moderno. El fin del estilo rústico cuando decoramos es alcanzar un ambiente relajado, espontáneo y tradicional, cons su esencia en la naturaleza. El estilo rústico brota lejos de las grandes urbes e introduce colores cálidos y materiales de la propia naturaleza. Este es el look común de las casas de campo que, a pesar de haber migrado a vastas ciudades, nos gusta traer con nosotros. Las tonalidades comunes de este estilo son de tipo cálido y neutro. Predominan los colores beige, arena, tierra, y piedra, típicos colores de componentes inorgánicos de la naturaleza, en consecuencia de que en el campo cada componente se hace con los materiales que se pueden conseguir en zonas próximas a nuestro hogar. Los colores a los que hacemos referencia pueden ser usados tanto en mobiliario, como en paredes, suelos y complementos.